domingo, 30 de diciembre de 2012

Yo te salvo, tú me salvas





Cuando la encontré parecía una ratita, me la ponía así en la mano y sobraba palma. Temblaba, la pobrecita, aún no había abierto los ojos. Eso fue en Alicante, este verano. Yo estaba allí cuidando hamacas de playa. Como estoy en la calle, me puse a buscar cosas en la basura, para revender, y en un contenedor me encontré una camada de cuatro gatitos recién nacidos que algún cabrón había echado allí. Ella era la única que respiraba, los otros tres ya estaban muertos.





Pregunté a un veterinario y me dijo que intentara sacarla adelante con leche de esa que venden en las farmacias, para los recién nacidos. Se la daba con un biberón pequeño, quince o veinte centilitros cada tres horas, y mírala ahora lo bonita que está ¿verdad, gorda, que eres muy guapa? El nombre de Deisy se lo puse por una amiga mía que también está en la calle.

Yo me llamo Jesús Bravo, madrileño, de Vicálvaro. Soy camarero profesional, titulado, pero el sitio donde trabajaba cerró y me quedé en el paro. De eso hace cuatro años, y hace dos que se me acabó la cobertura por desempleo, por eso estaba en Alicante cuidando hamacas de playa, por el verano. Estar en la calle es duro, pero es más duro si uno anda solo por ahí. Aquí en la Gran Vía todo el que pasa nos mira, y como Deisy está acostumbrada a la gente, es muy salada con todo el mundo y se deja acariciar.



Lo que me gusta de ella es que libre, independiente, como yo. Si la tengo con un cordel es para que no se vaya a la carretera y me la pille un coche. Ya me pasó en Málaga, que un coche me mató un gato que tenía, no veas qué palo. Mira ese perrazo que llevan ahí. Ven aquí, niña, que eres muy chula, y como ese perro te pegue un bocao... finito. Ven aquí, juega con esta bolita, anda. Pero no me tires el cartel, bicho...




Hace unos meses una actriz, Beatriz Rico, que estaba trabajando en uno de estos teatros de Gran Vía, nos tomó una foto y la subió a internet, y eso hizo que alguna gente empezara a reconocernos y a ayudarnos un poco. Pero también ha habido gente chunga, no creas. El otro día una señora me vino a preguntar por la cartilla de Deisy ¿qué cartilla, si los gatos no tienen que tener cartilla hasta los seis meses? Y una niña, que me dijo que me iba a denunciar porque según ella estoy explotando a esta gatita. Si es que hay gente pa tó.





Deisy tiene su pienso, su arenita, sus vacunas al día... ¿Quieres ver cómo se sube a ese arbolillo? Le encanta. Vamos, gordita, a hacer ejercicio. Ya verás, sube como una campeona porque nunca le he cortado las uñas ni lo voy a hacer, ella es un felino y tiene que tener sus uñas, aunque me tenga hecho un cristo, de subírseme encima ¿verdad, gordita? Mira cómo trepa. En enero o así le toca el primer celo. Yo quiero que sea madre, aunque sea una sola vez. Después la llevo a operar, pero quiero que tenga esa experiencia, que viva una vida completa.





Esta mañana me decían los del Samur Social que me fuera a dormir en un albergue, y que a Deisy la dejara en la Protectora de Animales. Sí hombre, para que se la carguen... Les dije que no, que adonde yo vaya va ella y a donde ella vaya voy yo, haga frío o haga calor. Así que dormimos ahí en Plaza de España, en el túnel ese que va para los cines de Princesa.





Por las mañanas, muy temprano, Deisy se me sube encima, me camina así por arriba y me avisa: ¡Eh! ¡Miau! ¡Dame de comer! Entonces yo me levanto, le doy su comida y me vuelvo a acostar. Ella come y después se vuelve a echar en el saco conmigo, pegadita de mí, ronroneando. No sabes la compañía y el cariño que me da, y la alegría... si es que solo con verle la cara... es una gozada.



Esta no me miente, ¿sabes lo que te digo? todo lo que me dice es porque es verdad. A ella no le importa si estoy en la calle, si la gente me mira mal o bien, está conmigo a muerte, y yo con ella. Esta pequeñita a mi me ha salvado la vida, te lo digo de verdad. 






13 comentarios:

  1. Bravo amigo, que historia tan regocijante. Estoy muy conmovida por la union que hay entre ellos. Se han salvado mutuamente, eso es el amor.

    ResponderEliminar
  2. Conmovedor relato. Su historia es de las que nos ayuda a recuperar la fe en las personas. Se lo dice uno que vive con siete gatos (más dos "semi-internos"). Hemos tenido docenas de bichitos de estos durante más de doce años. Estos siete son los que nos quedan, y dos ya tienen esa edad: doce años. Ninguno es igual a otro, y vaya que son buenos amigos. Son como niños. Los queremos mucho. Que tenga un muy buen año amigo, en compañía de su simpática amiga Deisy.

    ResponderEliminar
  3. Que historia de amor tan maravillosa y que forma tan sencilla y a la vez extraordinaria de contarla. Un abrazo Marcos, estuve en Madrid el pasado mes se septiembre, lastima que no te contacte, pero por esta vía te doy un fuerte abrazo y te deseo un Feliz año nuevo. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Sentí un hierro oxidado en la garganta al ver esta crónica, MT. No se vale conmover a tus seguidores de esta manera, MT. Un besote y todo lo bueno para el 2013. --Gisela

    ResponderEliminar
  5. Uno de los mejores posts de Blungún. Hermosa estampa de una amistad sin matices. Muchas gracias, Marco.

    ResponderEliminar
  6. La gatica está bellísima, la cara de él es de total felicidad, las fotos muy inteligentes son de una gran sensibilidad, los textos justos y claros. El reportaje todo es un pequeño tesoro.

    ResponderEliminar
  7. Que maravilosa historia. Yo tengo dos perras y se exactamente lo que el siente...es verdad///Yo te salvo, tú me salvas

    ResponderEliminar
  8. Excelente como siempre Marco. Una historia que te hace reflexionar. Gracias por compartir :)

    ResponderEliminar
  9. Dos contra el mundo, tierna historia de vida, de ayuda mutua, de necesidades. Como ellos ninguno.

    ResponderEliminar
  10. Me encantó! q lindo yo recogi una perrita de la calle y ahora no me deja ni a sol ni a sombra es lo mas fiel y cariñoso que hay asi que, a pesar de que no estoy en la calle, entiendo lo que dice de que le ha salvado la vida, porque lo llenan a uno de cariño y son una dulce compañia. Lo unico que le recomiendo es que no espere a que sea madre, que la opere ya!!! porque sino vuelven a quedar otros gatitos por ahi para que los mate algun desgraciado, porque el no va a poder con tantos. En verdad es lo mejor, ella no necesita pasar por eso. un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pregunto........y no hay nadie que los pueda ayudar???? digo para que no esten en la calle, un trabajito o algo asi????????

      Eliminar
  11. Awwwww hermoso reportaje, que pena que la crisis ha afectado tanto al pueblo español. Espero que todo mejore. Hermosa gatita!.

    ResponderEliminar

Para un bloguero los comentarios son como las propinas para un malabarista callejero, no te vayas sin tirarme algo...