domingo, 17 de julio de 2011

Cuentos de la esquina






Para escoger las imágenes esta vez he pensado en las que podrían servir para la portada de alguna novela o libro de relatos, y al hacerlo me he vuelto a asombrar con la generosidad de esta esquina para ofrecer historias de todo tipo.


Chica decidida.


¡Taxi!


Rebelión contra la realidad.



La libertad conduciendo al pueblo.


Perfuman la calle.



Abrigada.



Habla más alto, que la lluvia no me deja oír.



Ole tus alas.



Cinco reinas.



Pollos desatados.

He creado otro blog dedicado únicamente a esta esquina: http://acornerinmadrid.blogspot.com.es/

13 comentarios:

  1. Nojoda! fotografiaste un angel! No puedo con vos..!

    ResponderEliminar
  2. Las series de la esquina mejoran con el tiempo. Seres alados y bailarinas de zapatos de plata van poblando su mundo, mientras las niñas ondean la bandera en una carrera de risas.
    Bellísimas...

    ResponderEliminar
  3. Moda, diligencias, viajes, manifestaciones, clima, diversidad, géneros,color, magia, generaciones, libertad...todo en una esquina.

    ResponderEliminar
  4. Hay que ver lo que da de sí esa esquina. Muy sugerentes...

    ResponderEliminar
  5. Tu mas ferviente admiradora ...La esquina existe porque tu la miras y la reconoces en tus historias! :-)

    ResponderEliminar
  6. Fantástico Marco, instalaste tu esquina en nosotros. Así como ocurre con esos libros excepcionales que al leerlos, se instalan sus personajes en nuestra cotidianidad.

    ResponderEliminar
  7. Una esquina genial. Unas fotos sugerentes de historias cotidianas y extraordinarias.

    Un saludo, Marco.

    ResponderEliminar
  8. Un menú muy completo y variado, resulta a la vez que sugerente y de diseño, sencillo y fácil de digerir. Enhorabuena.
    Saludos de ANTONIO "fotosdeaquiydealla"

    ResponderEliminar
  9. Adriana Rivero Roa.28 de febrero de 2012, 23:41

    Y eso que no has venido a Caracas Venezuela allí hay verdaderas histoias. Bellas las fotos.

    ResponderEliminar

Para un bloguero los comentarios son como las propinas para un malabarista callejero, no te vayas sin tirarme algo...