domingo, 5 de junio de 2011

Jugar con una foto

Cuando estuve en Caracas, en 2004, vi esta foto en la pared del despacho de una periodista. Me gustó tanto que le hice una foto a la foto.


La chica es Cherry Núñez, uno de esos bellezones legendarios de Venezuela, a quien en ese mismo viaje acabé conociendo. Es una mujer encantadora, con mucho sentido del humor. 
El caso es que la foto quedó en mi ordenador, y meses después, estando yo en Granada por trabajo, en una situación de espera me dio por ver qué se podía hacer con el Microsoft Paint. 


Lo primero que descubrí es que se podía multiplicar la imagen, encogerla y estirarla. Lo siguiente fue darle vuelta a la foto e invertir los colores.


Lo cual dio paso a un delirio caleidoscópico. 


Según las fechas de los archivos estuve más de un mes jugando con la misma foto, siempre con el Paint. En esa época tomaba cuatro aviones al mes, para estar una semana en Granada y la siguiente en Madrid. Muchas de estas variaciones las hice en las esperas aeroportuarias.


El juego consistía también en explorar las posibilidades del programa. Siempre había algo más que no había hecho antes.


Luego pasé a dibujar encima de la foto.





Y al final aprendí a incorporar trozos copiados de otras fotografías.


Los vestidos estilo Goya y Velázquez (izquierda y derecha) los armé con trozos de unas fotos que hice de una exposición de trajes de época hechos con papel (en la Casa de Vacas, de El Retiro, en Madrid). El de tigresa, al centro, está hecho con retazos de la piel del jaguar del Parque del Este en Caracas, con los colores invertidos. El propio jaguar aparece a los pies de Cherry, reducido a escala de cunaguaro.


Abandoné el juego después de esos tres collages. Se ve que se había complicado demasiado y ya, en vez, de llenar tiempos muertos, empezó a exigir más tiempo y dedicación. Luego cambié el PC por un Mac y dejé de usar el Paint, aunque recientemente me he hecho con una versión para Mac. 

Esta serie llevaba casi siete años olvidada en un disco duro. La dedico, por supuesto, a la bella Cherry.



4 comentarios:

  1. cuando menos percatasteis...

    ResponderEliminar
  2. Hubo muchos retrasos en los vuelos Madrid-Granada, no?
    Parece un caleidoscopio propio de un diseñador gráfico caraqueño de los años 70.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la dedicatoria, querido Marco! Se ve que esperaste demasiado en los aeropuertos y que no tenias otra cosa que hacer sino jugar con mi foto ;-)

    ResponderEliminar
  4. Me ha faltado aclarar que no conseguí averiguar la identidad del autor de la foto original, ni descifrar su firma. Este post también se lo dedico a él o ella. Si alguien sabe quién es, agradecería mucho el dato.

    ResponderEliminar

Para un bloguero los comentarios son como las propinas para un malabarista callejero, no te vayas sin tirarme algo...